miércoles, enero 28, 2009

Finitud

Cuando me vaya otra vez
- pues he ido y regresado muchas veces -
quiero estar envuelta en una sábana blanca
quiero ser velada en mi colegio
quiero que mis amigos canten temas de Sui Géneris
y coreen la Nueva Trova
quiero flores desparramadas y pétalos en libertad,
Quiero desorden y alegría
pues yo estaré bien, estaré conmigo,
estaré con Dios.
Estaré lejos, pero cerca
y según reflexionó San Agustín
ustedes se tendrán a sí mismos
podrán abrazarse y recordar en voz alta
Yo los abrazaré y recordaré de otra manera
Menos física y más espiritual.
Les pido que acompañen a mis hijos, a mi hermano
- espero que mi madre parta antes que yo -
Acompañen a mi familia, mis amores
Bésense en demasía y exceso
Quiéranse y siéntanse unidos
Repartan mis bienes como quieran
pues nunca he estado apegada a ellos
Mi mayor cadena ha sido el amor
la más dulce y la más férrea,
la inolvidable, la trascendente.
Cuando me vaya,
será porque es preciso,
será porque ya supe
será porque todo acabó
Porque ya no podría amar más
ni aprender nuevas cosas
Porque corresponde borrar huellas
y dejar el camino libre otra vez
Yo estaré satisfecha
si me llaman ya aprendida
Seré obediente
porque en mi vida larga
ancha, alta, cúbica,
cilíndrica, obtusa,
enorme y pequeña
fui feliz, soy feliz,
amé, fui bien y mal amada,
entregué mi corazón
y aunque a veces no recibí pétalos
mi vientre crió dos soles maravillosos...

Pero esto,
para cuando me vaya

No antes que eso

Pues no quiero irme, todavía...

Amo esta vida de noches y amaneceres
El pulso vibrante de un géyser
y el ronroneo de un gato
La mirada de mis hijos atesorados
y la imagen profunda
del que se llevará mi corazón

7 comentarios:

Mar y ella dijo...

Mi querida Olie,me alegra saber del amor por esta vida,tu gusto compartido de suis generis.....por el tesoro de tus hijos.....por estar y ser....
Un regalo

Aprendí a ser formal y cortés
Cortándome el pelo una vez por mes
Y se me aplazó la formalidad
Es que nunca me gustó la sociedad.

Viento del sur, oh lluvia de abril,
Quiero saber dónde debo ir.
No quiero estar sin poder crecer
Aprendiendo las lecciones para ser.

Y tuve muchos maestros de que aprender,
Solo conocían su ciencia y el deber,
Nadie se animó a decir una verdad,
Siempre el miedo fue tonto.

Y el tiempo traerá alguna mujer,
Una casa pobre, años de aprender
Como compartir un tiempo de paz,
Nuestro hijo traerá todo lo demás,
El traerá nuevas respuestas para dar.

Un abrazo
Mariella

FENIX dijo...

Que bella reflección amiga mia y efectivamente, ojalá falte muchísimo tiempo para tu viaje... ese viaje que es lo único que tenemos grantizado.

un abrazo.

fgiucich dijo...

Un extraordinario poema. Impecable, casi regio. Abrazos.

Karlo dijo...

Cuando te vayas...
tienes que volver a contar como te fue :)

saludos
Karlo

Caminodelsur dijo...

Toda una declaracón de principios, muy bueno!!!

Y mientras a seguir bailando en el baile que nos ha tocado vivir.

Disculpa la intromisión de entrar sin tocar la puerta, te dejo un gran abrazo.

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

Recuerdo que una vez escribí en el Blog lo que quisiera si es que me fuera de modo repentino...y algunos me retaron por ello. De todos modos, siempre hago la broma de que quiero un ataúd con las manillas adentro para ir cargándome solito al cementerio.

Pero fuera de bromas...quiero algo sencillo, sin mucho aspaviento; no quiero generar gasto alguno...que mis restos sean cremados y esparcidos en algún Parque cercano a vías de amplia circulación para seguir sintiendo la ciudad.

No quiero que me lloren, sino que me recuerden y que, si algo hay digno de mí que seguir contando hacia el futuro, que se haga...quiero trascender no por mí, sino por la memoria de tantas personas buenas que pasaron sin pena ni gloria.

Falta todavía...así lo siento porque no estoy preparado. Pero no quiero descolocar a nadie si el Destino dispone algo que nadie conoce. Saludos afectuosos, de corazón.

AleMamá dijo...

Muy lindo poema. Me encantó eso de:
" (....)porque en mi vida larga
ancha, alta, cúbica,
cilíndrica, obtusa,
enorme y pequeña
fui feliz, soy feliz,
amé, fui bien y mal amada,
entregué mi corazón
y aunque a veces no recibí pétalos
mi vientre crió dos soles maravillosos..."

Un hallazgo de verdad.