martes, abril 25, 2006

ACERCA DE LA MUERTE

"La muerte, ese otro mar, esa otra flecha, que nos libra del sol y de la luna y del amor..." escribió J. L. Borges.
Cuando pasa la muerte todo se pierde por un instante. Es tan fuerte el golpe emocional que nos quedamos paralogizados. Boquiabiertos. Agotados.
A nadie deja indiferente.
Pasa y se lleva la luz interna, la lozanía de la piel, el brillo de la mirada, el calor de un abrazo, las palabras de amor... A veces, hasta se lleva la esperanza.
Cuando nos golpea, nos derrumba.
Es grande y avasalladora su presencia, pues tiene el poder de llevarse lejos lo más querido.
A veces se presenta como la finalización del sufrimiento físico. Otras, desde un salto al vacío para eludir el dolor espiritual. También, como resultado de la imprevisión, la sorpresa y el asombro. La maldad o la negligencia culpable. Sea cual sea la forma, se siente.
Amenaza.
Cansa.
La resignación ante su paso, consuela. Difícilmente. Pero alivia en algo el dolor de la abrupta separación física.
La fe nos enseña que la muerte es sólo un cambio. La finalización necesaria de una etapa que precede a otra más importante y eso nos ayuda a entenderla mejor, pero no a superarla de inmediato.
Y es que su manto apenas visible,
su envolvente silencio,
su sordera a todo ruego,
constituye uno de los misterios más grandes que el ser humano contempla, reverencialmente, desde el principio del Tiempo.

18 comentarios:

fgiucich dijo...

Los otros días, en una charla, dije que "Escribir nos lleva, indudablemente, a razonar sobre nuestros sentimientos, porque son ellos los ejes de nuestra existencia, así como reflexionar sobre la muerte es un imperativo natural de nuestro ciclo biológico". Abrazos

Amy dijo...

Durante el siglo XIX, los románticos consideraban la muerte como un estado ideal. Ellos la veían como una forma de liberar el alma atormentada, es por ello que muchos escritores románticos recurrieron al suicidio, para encontrar la libertad y la armonía en una tumba. Fue esa una época en la que el pesimismo, el desengaño, la injusticia y el dolor de una sociedad que se debatía en medio de guerras absurdas, provocaban en el hombre una perdida de la fe en Dios, instandolos a cuestionar su existencia, y ese más allá que habría después de la muerte. Era un hombre que vivía cada día de su vida como un ir muriendo... una angustia existencial completa.

Me pregunto entonces, ¿Que diferencia existe entre esa època y la nuestra? La única diferencia es que nosotros queremos la vida, ansiamos vivir cada día de nuestras vida, y asimismo, queremos que aquellos que amamos, la vivan, pese a que, lo más seguro que tenemos es la muerte.

Cuando alguien muere, hay personas que dicen: "Ay, pobrecito... se murió". Pero no es así, Pobrecito no es aquel que muere, sino los que quedamos en este mundo, vivos y sufriendo por aquellos que se nos van. La muerte para ellos es el descanso, es otro paso más; es la ausencia de vida terrenal, mundana, para caminar hacia esa otra vida que, para los que creemos en Dios, significa: la vida celestial.

Un saludo desde Colombia para ti querida Olie. Gracias mil por tus visitas a mi blog

Aire dijo...

Hola Olie,
Es realmente triste la perdida del amigo, de alguien especial que toco tu vida, pero como Amy dice, es otra etapa del ser humano, un paso mas. Estare atenta a lo que nos puedas escribir sobre esa persona. En cuanto a lo otro, pues si no se manifiesta a mi tambien me haria pensar, quizas no tenga claro el panorama yo para emitir un juicio mas claro pero entiendo que tu estas tranquila y que de alguna manera tienes contacto con el porque sabes que esta enfermo y que llego a cumplir sus obligaciones profesionales. De alguna manera te afecto que no se pudieran ver el fin de semana, verdad? o si lo hicieron llegaron a verse en algun momento?
Un Carino grande y esperare a saber mas de tu historia.

Olie dijo...

Así es, Fernando. Y como la muerte nos empieza a saludar más a menudo cuando entramos en años, se va convirtiendo hasta en tema de sobremesa.
Un abrazo,

26 abril/06

Olie dijo...

Igualmente, Amy, gracias por tu visita y por la profundidad de tus comentarios.
Me gusta eso de que "la muerte es lo único seguro que tenemos"...
Cariños desde Chile,

26 abril/06

Olie dijo...

Hola Aire:
Pues no, no nos vimos, pero acaso lo presentí...
De todos modos, no habría estado en condiciones de recibir una visita de esa clase, la muerte de Carlitos destrozó a toda la generación que compartió con él los hermosos años del colegio.
Pero igual tengo confianza en Dios y fe en que, lo que me mande, va a ser lo mejor: sea su acercamiento o su adiós irrevocable.
Gracias por tu comentario,

26 abril/06

Mary Rogers dijo...

Olie... pucha qué pena. Es cierto, el tiempo avanza y con ello la muerte comienza a acecharnos. La partida de los compañeros de curso es un golpe en el alma, aunque no hayamos sido tan amigos (como decías en el post anterior)porque nos alerta. Una parte nuestra también se va con ellos. La dinámica ya no será igual.
Recibe un abrazote cariñoso
PD: unos se van otros llegan..¡No sabes lo que es el nieto de nuestra común amiga! una maravilla TOTAL (nunca pensé tener una amiga con nietossssssss)

marvision dijo...

La muerte no es más que una etapa de este peregrinar y sería para algunas personas la solución a los dolores físicos y del alma, el que se aferra a esta vida está perdido, pero los que sabemos que esta vida es un penar sonreímos a la muerte, la consideramos amiga, solo que no podemos obligar a nuestro cuerpo a pasar de etapa, eso sería un retraso en nuestro futuro éxito.
Un abrazo querida amiga, te siento estés donde estés. Marvision

Olie dijo...

Mary Rogers:
Guauuuu
¡Qué buena noticia me das!
Genoveva no me había contado que ya nació el heredero.
La saludaré de inmediato... ¡Gracias por avisarme!

27 abril/06

Olie dijo...

Sí, Marvisión, paso a paso.
Carlos vivió intensamente, desde esa perspectiva, era obvio que partiría antes...
Yo entiendo que sólo nos vamos para regresar, pero igual, la abrupta separación y el vacío, duelen...
Hasta Jesús derramó lágrimas por Lázaro, su amigo.
Un abrazo,

27 abril/2006

mixtu dijo...

tmuy interessante la abordage que usted hace de la muerte...
beijos de lisboa
soledad,,, :)

Aristóteles dijo...

Amo a J.L. Borges y, por supuesto, esta reflexión tuya acerca de la muerte. He copiado el escrito.

Lo cierto es que, a pesar de ser un misterio, es lo unico seguro en la vida, cada día nos acercamos más a ella,... je, je.

¡Mucha vida!

Matías Zelick dijo...

Resignación. Es tan difícil llegar a ese punto... Yo, he luchado tantos años para llegar y no lo consigo.

Olie dijo...

Gracias Mixtu, Aristóteles y Matías:
Sin duda que quiero mucha vida. Sin duda que la muerte hace que uno se siente a reflexionar.
Sin duda que es difícil resignarse.
Pero se logra.
Todo es posible.
Un gran abrazo a todos:

29 abril/06

Lety dijo...

Una ausencia vital en tu profunda reflexión. La Fe.
La fe en una vida ulterior que es el mayor consuelo.

Por lo demás, todas tus consideraciones son las mías.

Que Dios te brinde ese consuelo, el de la esperanza.

Mi afecto profundo para tí querida Olie

Olie dijo...

Gracias, amiga Lety

Anónimo dijo...

What a great site Contemporary school of dance in montpelier seattle moving company rca telivision parental control The imperial life assurance company chicago moving companies Best hotels in copenhagan 5 star milf seeker theresa mayflower moving company houston tx Land rover discovery e spark plug international moving company Bloodborne pathogen compliant boots Ovaria cellulitis storage moving company dfw moving storage dluxmovers.com Lotte asian

Anónimo dijo...

Best regards from NY! here