miércoles, marzo 29, 2006

DE REGRESO Y AGRADECIDA:

Hoy, esta noche, de nuevo yo aquí, dando gracias a Dios por Su asistencia.

Mi madre no presenta ramificaciones del melanoma extirpado y su ánimo mejora poco a poco. Tendrá que cambiar ciertas rutinas, todas aquéllas relacionadas con la exposición a los rayos del sol, como evitar salir en las horas de mayor intensidad, usar sombreros en forma permanente y ropas que cubran bien sus zonas de la piel más sensibles, como blusas de manga larga, etc.

No podrá ir a la playa durante el día y estará bajo control con su dermatólogo mensualmente, a lo menos el primer tiempo.

Antofagasta, nuestra ciudad, es una zona de alta radiación solar. Y por ello, gran parte de su población sufre de cáncer a la piel. Impresiona ver a aquéllos que, por la enfermedad, se han visto privados de su cara, de su identidad, literalmente a pedazos: el cartílago de la nariz es fácilmente devastado, también la boca. Otros, ven desfigurados sus rostros para detener el avance maligno de un melanoma.

Mi madre ha sido afortunada. Bendecida. Protegida.

Y es tan fácil prevenirlo...

Acá propongo algunos consejos simples:

1. Usar bloqueadores solares con un mínimo de 15 fps (factor de protección solar). En el mercado farmacéutico chileno hay hasta de 100 fps. Esparcirlo no sólo en la cara, brazos y cuello: también en los pies.
2. Cubrir el rostro con sombreros si se tiende la ropa en la terraza o en el patio, o si sale a barrer su calle, o si va a esperar la locomoción colectiva o a comprar en las ferias ambulantes o libres: uno siempre asocia tan sólo el asoleo en la playa con una conducta de peligro, pero el sol está en todas partes.

Mi madre, hace tiempo que no tomaba baños en la costa. Pero hacía todas las actividades que menciono sin ninguna protección y en su calidad de Profesora, le correspondió dirigir muchos actos escolares sin techumbres protectoras, participar en desfiles estudiantiles y cuidar alumnos en los recreos. La huella del sol dejó su marca, entonces.

Por otra parte, no puedo dejar de mencionarlos a ustedes, que me han dado palabras de aliento, de solidaridad y apoyo. Que han "estado".

En especial me dirijo a:

Burton, Alvaro Horta, Luunnita, Reds, Urrsulo, Hugo (Aristóteles), Verónica Velásquez, Fernando, Mixtu, Lety, Coti, José Luis Contreras, Guillermo (El Brujo), Ipnauj y Esther...

¡GRACIAS, AMIGOS DE LA BLOGÓSFERA!

8 comentarios:

Luunna dijo...

Ya contestastes no habia leido el post de abajo, la verdad la gente no tomo conciencia del peligro del sol y los medicos viven diciendo no salga de casa sin bloqueador, incluso para las tareas comunes, veo a mis hijas mayores, tenderse al sol, hasta quedar achicharradas, pero no hacen caso..los jovenes creen que tienen la vida comprada.
Saludos
Luunna

Olie dijo...

Luunnita: Mi primera insolación fue a los 18 años, en las playas de Antofagasta, por irme a la playa sin precauciones previas, apenas regresé después de un año de estudios en Santiago. La segunda, a los 24 años en Isla Negra, porque el viento imperante me daba frío y yo pensaba que el pálido sol de noviembre no me haría nada. Nunca más me he asoleado. El premio ha sido no tener arrugas, a diferencia de mis contemporáneas antofagastinas (este clima hace estragos).
Ojalá se acabara la moda de los cuerpos y rostros bronceados.
Un abrazo y espero que algún día tus hijas te hagan caso:

Olie

fgiucich dijo...

Me alegro por tu madre, por tí y por nosotros que te seguiremos leyendo. Abrazos.

Olie dijo...

Muchas gracias, Fernando.
La creatividad regresará. Poco a poco.
Abrazos:
Olie
30-3-2006

Lety dijo...

Queridísima Olie:

Estuve esta mañana en tu casa y justo cuando iba a comentar, pasaron a recogerme mis compañeras de escuela.
Me fui pensando en tí y en la alegría de saber que tu mamá estará bien. ¡Bendito sea Dios!
Ahora a cuidarse mucho y tú a respirar mejor.

Te quiero mucho Olie

VERÓNICA VELÁZQUEZ dijo...

En hora buena O. Que bien que volviste, en realidad no te habias ido, seguro te quedaste en el pensamiento de varios otros, y claro del mio. Salud y larga vida.

Gracias por tu visita y tus palabras.

Aristóteles dijo...

Una oración por tu madre.

Hey, gracias a ti también.

Olie dijo...

Verónica:
Gracias por recibirme otra vez...

..............
Hugo:
Agradezco la oración y tus palabras.

Los quiero mucho:

4-4-2006