viernes, diciembre 02, 2005

La política de planificación familiar en China.

Por segunda vez en el año, recibí un impactante mensaje a través del correo electrónico. Muestra las fotos del cadáver de una recién nacida, de sexo femenino, tirado en la calle de una populosa ciudad china.

Si bien ya es conmovedor observar las fotos, más aún estremece la indiferencia de las personas que caminan por la calle y cruzan la acera sin importarles la pequeña.

¿Qué se ha hecho en Occidente al respecto?: no mucho.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP o UNFPA, por sus siglas en inglés) alegó en el pasado que el infame programa de un solo hijo por familia, impuesto en China, estaba finalizando. Pero ello no era cierto. El gobierno lo dijo claramente.

El FNUAP perdió los fondos que recibía de Estados Unidos en octubre de 1998, por violar su promesa al Congreso de ese país, al reanudar su colaboración con el gobierno chino en relación con la política de un solo hijo por familia.

Para mitigar el enojo de los congresistas, el FNUAP lanzó una campaña en los medios de comunicación social para intentar convencer al mundo de que esa política de natalidad en China, había terminado.

El FNUAP creyó que su campaña no llegaría a oídos del gobierno de ese país, pero se equivocó.

Fue así como el 13 de octubre de 1999, el Primer Ministro, Zhu Rongji, declaró: "China continuará implementando su eficaz política de planificación familiar en el nuevo siglo". Zhu enfatizó que dicha práctica "voluntaria", continuaría siendo "una política fundamental del Estado".

¿Qué es lo que quiere decir el gobierno chino cuando alega que su política de un solo hijo por familia es voluntaria?

Con ello quiere decir que las mujeres a las que se les ha pedido que vayan a las clínicas de "planificación familiar" dan ellas mismas los últimos pasos que las conducen a dichas instalaciones. Pero en realidad estas mujeres han sido sometidas a palizas psicológicas, falta de sueño, arrestos y abrumadores maltratos hasta que eventualmente no pueden más y ceden.

Se han dado casos en China, en los que el uso de la fuerza ha sido empleado para practicar el aborto y la esterilización. Pero lo más común es que el gobierno chino se ajusta a su propia definición orwelliana de la "voluntariedad", lo que significa que les imponen multas a las mujeres, las encierran, las someten a sesiones de lavados de cerebro, les suspenden el fluido eléctrico a sus hogares, o las despiden de sus empleos a ellas, a sus esposos o a sus padres.

Por cierto, el gobierno chino no ha tomado en cuenta las consecuencias sociales de su política, malamente llamada "planificación familiar".

Al implementarla, el gobierno chino ha hecho que muchos padres de familia caigan en el infame acto de escoger entre tener un hijo varón, que los sostendrá a ellos en su vejez, o una hija, que contraerá matrimonio en el futuro y vivirá fuera de casa con su esposo.

El resultado ha sido que las niñas chinas han estado caminando sobre la cuerda floja desde la concepción hasta el nacimiento y muchas de ellas no han sobrevivido.

La primera parte de esa "cuerda floja" es el aborto para elegir el sexo: el 97,5% de esos abortos afectan a las niñas; la segunda, es el infanticidio. Los informes a todo lo largo y ancho de la China revelan que las niñas están muriendo poco después del nacimiento en circunstancias misteriosas. En consecuencia, ahora faltan en China unas 30 millones de mujeres aptas para el matrimonio.

Estremece, por decir lo menos, que en pleno siglo XXI la Humanidad no ha aprendido a evitar el genocidio. Y en el caso de la referida política de control de la natalidad, resulta increíble que el Estado, eminentemente protector de sus habitantes, estimule su exterminio.

2 comentarios:

Lety dijo...

Ay Olie es devastador lo que pones ante nuestros ojos. Me he quedado prendida de la pantalla y sin poder empezar a escribir reflexionando en esto que nos dices. La bestialidad, el gérmen de maldad que el ser humano lleva dentro es enorme, tanto como nuestra capacidad para el bien. Pero es terrible ver como, sin medir las consecuencias, nos dejamos dominar por el lado oscuro.
Ese grano de arena, como el que hoy pones, para una toma de conciencia, es importante. Contribuiré a el poniendo un link a tu página, que debe ser leída por muchas personas.
Besos para tí.

Olie dijo...

Gracias por poner un link de mi página (yo no sé hacerlo todavía, je je)...
Como contrapartida, puedo contarte que en Internet encontré versiones oficiales que dan cuenta que esa política de natalidad ya no se aplica y que los abortos han disminuido. Pero hay imágenes que hablan más que mil palabras...
Agradecida, una vez más:
Olie