miércoles, diciembre 28, 2005

NUESTRA ALDEA GLOBAL.

Hace un poco más de dos meses, con absoluta ignorancia acerca del tema (al punto que todavía no sé linkear ni tampoco crear otro blog al cual acceder desde esta misma dirección), decidí dar a luz mi propia página... y mediante parto normal.

¿Qué escribiría? Difícil planteamiento. Redactaría mis sueños. Mis inquietudes. Una especie de testamento magazinesco e informal. Lo dictaminé como un desahogo para el alma. Y en la creencia que sería privativo, después que recibí los primeros spam y a sugerencia de un bienintencionado visitante - Alvaro Horta - no admití la creación de comentarios por un tiempo, hasta que alguien lo solicitó, a través de una ventana que había quedado abierta (Jorge Gajardo Rojas).

Tímida fue mi partida. Principié con las fotos de los amigos del Colegio. Y sin darme cuenta, empecé a quedarme cada noche pegada en el teclado, volcando emociones, experiencia, conocimientos, familia, fotos y poesía.

"Vibró el Cosmos", como dice Eduardo.

Y empecé a navegar cada vez que la soledad nocturna lo permite, costumbre que durante mis vacaciones se transformó casi, casi, en un hábito.

¿Alguien podría precisar cómo y cuándo empieza a crecer este Universo virtual en expansión?
Yo no tengo la respuesta del instante preciso. Sólo sé que viajo con gusto a México, para saludar a Lety. A Noruega, donde C. Bryant pasó una Navidad de nieve y chimeneas encendidas. A Argentina, para leer la hermosa prosa y mejor poesía de Fernando.

Y me desvío donde Amy, que instaló una luz de sensuales poemas desde Colombia, para regresar a Chile y visitar a Esther, a Pato Meneses, a Eduardo, a Cristián, a Jorge, a Iris, a Luunna (mi compañera de signo), a Alvaro Horta, a Clara Szczaranski...

Creció la red de amistad como si fuera una estrella en expansión.

La experiencia es buena y, como sucede en las relaciones interpersonales "en persona" (disculpando el pleonasmo), entrada la confianza perdí el pudor. También quedó atrás el miedo a subir fotos (ante el estupor de un amigo que aconsejó: "¡ni se te ocurra subir fotos por Internet!", por el uso sin autorización y casi delictual de las mismas).

Finalmente, arribo a la conclusión que, sin importar nuestro grado de educación, la edad, el estado civil, el género, el origen, la nacionalidad y cualquier aspecto diferenciador entre nosotros, que recorremos a diario esta Aldea, somos personas ansiosas por expresar nuestras ideas, que formamos conciencia con nuestras opiniones, que vaciamos el cántaro de nuestras almas. Hombres y mujeres dejando testimonios de vida, testamentos de corazón.

¡Hasta pronto!


6 comentarios:

JUANCA dijo...

REFLEJAS BIEN LO QUE SENTIMOS TODOS LOS QUE SALIMOS A LA BLOGOSFERA
TE SIGO LEYENDO

Luunna dijo...

Con un poco de tiempo mio, que durante las fiestas fue nulo, vinieron mis hijas, yerno, yerna, etc, no tenia tiempo de nada.,asi que recien retomando mi rutina,empiezo a leer post que ya escribieron, y la verdad reflejas muy bien el sentir de la red, lo que nos provoca navegar de un pais a otro de un blogger a otro, cada uno con su particular estilo, y opinamos y vamos dejando parte de nuestro sentir colectivo en esto y me gusta, no es autismo como dice alguna gente que no logra entender el fenomeno de la red y como logramos comunicarnos con gente distinta, parecida o a kilometros mil de distancia y podemos interactuar.
Un abrazo grande
Luunna

Olie dijo...

Querida Luunna:
Tampoco considero que seamos algo autistas por el solo hecho de tener un blog. Al contrario. En mi vida diaria soy igual de amistosa, no tengo prejuicios al respecto, ni acepto ese viejo cuento de que "una mujer y un hombre no pueden ser amigos".
El fenómeno que experimentamos se llama comunicación y sólo podemos entenderlo quienes queremos expresarnos hacia el mundo.
Qué bueno que la Navidad haya sido un entretenido encuentro familiar con hijos, nueras, hijas y yernos. Para eso es la Nochebuena, ¿no?, para compartir en familia...
Un gran abrazo y espero que pases un vibrante Año Nuevo:
Olie

C.Bryant dijo...

Gracias por tu referencia Olie,en la medida que vayas descubriendo otras alternativas más te engancharás en este proyecto o libro de vidas.
Para las fotos,pon las tuyas...descubre esa otra faceta que quizas tienes oculta,con una cámara digital estas lista.
Para terminar...no me queda nada más que desearte suerte y que pases un muy feliz año nuevo junto a los tuyos.

Un gran saludo desde este lejano país.

C.Bryant dijo...

Se que tienes fotos tuyas en este blog y muy buenas fotos.
Sin desmerecer la hermosura de Chile entero que reconfortante es poner imágenes del terruño de uno,del sector en el que haz pasado tantas vivencias.
Por mi parte te contaré que nací en Valparaíso,pase parte de mi infancia en Villa Alemana y El Salvador.Mi juventud y madurez en Santiago.
De todo ello mi corazón está en la III Región,por los recuerdos de mis padres y porque tiene un encanto especial el Norte Chileno.

Olie dijo...

Hola C.Bryant:

Gracias por el consejo y las palabras, empezaré a usar más mi cámara. Además, uno nunca sabe dónde lo va a llevar la vida, ¿no?

En mi caso, nací y crecí en Antofagasta, pero estudié en Santiago, estadía durante la cual pude trasladarme con gran facilidad entre la quinta y la octava región (sin perjuicio de otras escapadas más al sur), por los precios de los pasajes estudiantiles, la generosidad de las amigas que invitaban a pasar el fin de semana y la cercanía de todo, así que tengo buenos recuerdos de esa época y la satisfacción de haber conocido muy bien mi país.
De la Tercera Región conozco Copiapó y Caldera, y en Salvador, por escalas de viaje, he aterrizado algunas veces en su aeropuerto, pero sé que hay lugares espectaculares en la cordillera.
Bueno, el Norte para mí tiene un encanto fascinante. Por algo, los desiertos son lugares sagrados en todo el mundo.
Espero que tengas un inolvidable Año Nuevo y que en su transcurso concretes todos tusd planes, obtengas logros y satisfacciones y, lo principal, ¡seas muy feliz!.

Un abrazo:

Olie