jueves, diciembre 08, 2005

Regalos de Navidad y fechas de entrega.


Existe una profunda semejanza, en la Antigüedad, entre las fiestas de finales de diciembre y comienzos de enero, con las de marzo, sin duda porque los meses de enero y marzo han sido considerados por diversas culturas como de inicio del año.

Las Saturnalias, fiestas romanas en honor a Saturno, se celebraban entre los días 17 y 23 de diciembre. Fue Domiciano quien las extendió por siete días. Durante ellas, los esclavos eran considerados como hombres libres.

Enero era el mes dedicado a Jano (de ahí, Janeiro, January).

San Paciano, obispo de Barcelona en el siglo IV, ya hablaba de mascaradas paganas que tenían lugar por estas fechas - diciembre y enero - y muchos pontífices las condenaron.
Según referencias históricas, en la Edad Media había grandes libertades en los templos y, por lo tanto, es muy probable que los Papas eligieran el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús, para que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno.

La Navidad vino, así, a ocupar el lugar que todavía llenaban esas fiestas saturnales y otras propias del invierno en Roma.

Reinando Constantino el Grande, la Iglesia propuso que el 25 de diciembre se celebrara el nacimiento del Salvador por su coincidencia con la celebración romana del Sol Invictus.

En todo caso, en el año 345 d.c., el día 25 ya era fiesta de Navidad en Occidente.

En Oriente, sin embargo, la celebraban el 6 de enero, pero por influencia de San Juan Crisóstomo, padre de la Iglesia de Oriente y patriarca de Alejandría, y de San Gregorio Nacianzeno, el teólogo, amigo de San Basilio, se consiguió que también la adoptaran el 25 de diciembre.

El 6 de enero, en Oriente sólo se festejaba la Epifania o Teofanía, es decir, las manifestaciones de Cristo (nacimiento, adoración de los Reyes Magos, bautismo), mientras que en Occidente se celebraba sólo el nacimiento, el día 25 de Diciembre. Con los años, Occidente adoptó la Epifanía y Oriente, la Navidad.

Según la tradición popular, tres magos, reyes de Oriente, tal vez de Arabia, fueron a llevarle regalos a Jesús, recién nacido en Belén. Sus reliquias fueron descubiertas por Santa Elena y se veneran actualmente en la Catedral de Colonia, a cuyo obispo se las regaló el emperador en el año 1164.

En España existe la costumbre de obsequiar a los niños con juguetes en memoria de los Tres Reyes Magos (Día de Reyes), por el oro, el incienso y la mirra ofrecidos por estos a Jesús. En realidad, la fijación de la fecha de la Epifanía el 6 de enero, se debe muy probablemente a cálculos relacionados con extrañas consideraciones sobre el solsticio de invierno y las fases de la Luna.

La determinación del número de Reyes Magos - sólo tres - y de su procedencia, se fue perfilando en la Alta Edad Media. El rey negro aparece en el siglo XV.

De este modo, existen tres fechas en la tradición cristiana en las que se entregan regalos a los niños.

En los países mediterráneos, como Italia y España, se otorgan el 6 de enero. En España, los traen los Reyes Magos. Los niños se sacaban los zapatos o las botas y las dejaban en el balcón para que los Reyes depositaran los regalos en ellos.

En Italia es la bruja Befana, que entra sobre su escoba por la chimenea de las casas y sólo hace regalos a los niños que se han portado bien.

En Bélgica, Holanda y Francia lo celebran el 6 de Diciembre, día de San Nicolás, que en Bélgica camina en un burro. Y en el resto de los países occidentales son Santa Claus o Papá Noel quienes los reparten, pero en la noche del 24 de diciembre.

En el Norte de Europa, los niños cuentan con los gnomos.

En tanto, en el mundo oriental es San Basilio el encargado de traer los regalos el día 1 de enero.

5 comentarios:

Olie dijo...

Pato Meneses:
Hola Pato, tuve un problema técnico de duplicidad de la entrada y al arreglarlo se borró tu comentario.
Tú me decías, en síntesis, que ahora entendías la razón de encontrar dulces en tus zapatos, el 6 de enero y me planteabas que estaba publicando demasiado.
Por mi parte, te respondí que tus recuerdos infantiles eran muy hermosos y que la razón de escribir tanto se debía a mi ocio (vacaciones), pero, atendido mi próximo fin de semana en Iquique, iba a entrar "en receso"...
Saludos a ti y a todos:
Olie

cristian dijo...

Estimado Olie: leí tu comentario en mi blog, y quiero decirte que te agradezco tu análisis. No soy ciego, sé distinguir un comentario bienintencionado, como el tuyo, de los otros muchos que recibo. Mi lema no es "ni perdón ni olvido", sino más bien "cuidado por quien votas", es decir, advertir acerca de las intenciones de un sector político y consecuencias de votar por dicho sector que ha hecho de la propaganda su mejor realización, aun a costa de confundir las mentes de la gente.
Te contaré, olie, que si bien yo no estuve cesante sólo gracias a la naturaleza de mi trabajo, me toca conversar con mucha gente, de muy diversa situación social. Y lo que he percibido en estos últimos años es una gran desazón de su parte, al ver a demasiados de ellos aproblemarse por la falta de trabajo, y lo que es más grave, dentro de personas que han invertido dinero y tiempo en estudiar una carrera para terminar desempleados (gente que no recibe ayuda estatal, ni es preocupación de la Iglesia); cansado de ver taxistas a quienes les suben la bencina semana tras semana y que no pueden recuperar gastos, porque la gente, los usuarios, no pueden pagar más si les suben la tarifa; muchos pequeños negocios, de inicio entusiasta, que a los pocos meses deben cerrar y quebrar por falta de compradores; ambulantes que venden parches curitas en la calle para ganar algo; gente que me cuenta cómo fue asaltada o robada. Eso es lo que veo todos los días; eso sale poco y nada en las noticias, pero a mí me consta.Y eso antes, hace algunos años, antes de Lagos, no era así, puedo comparar. Ante esto, no me parece desubicado tratar de cambiar la situación que veo a través del arma que me dio natura: una buena redacción y exposición de ideas. Escribí muchas cartas a diarios, como La Tercera o LUN (supuestamente derechistas) y simplemente no fueron publicadas, pese a ser del mismo tenor de lenguaje de las que escribo en mi blog; así que cuando me enteré de la facilidad de hacer un blog, inmediatamente me puse manos a la obra.
Ese mundo existe, no lo inventé yo, no soy candidato a nada ni espero obtener cargo alguno por este trabajo. Sólo espero trabajar tranquilo y ver a la gente con la que hablo, mejor. Y eso nunca podrá ser con la Gordis y su Concertación socialista. Saludos.

Olie dijo...

Hola Cristián:
Me alegra saber que tomaste con altura de miras el comentario que efectué.
Conozco bien los favores políticos. Por mi trabajo, conozco de cerca la corrupción edilicia y verifico que hasta los concursos de personal son dirigidos. Cumplen toda la formalidad, pero el perfil del candidato se diseñó pensando en alguna persona determinada.
Pero te aseguro que esa práctica no se abandonará, sea que ganen rojos, azules o amarillos. Es parte de nuestra idiosincracia cumplir en la forma, no en el fondo.
En fin...
Espero en Dios que este domingo se vote con la cabeza y no por simpatías...
Saludos:
Olie

Lety dijo...

Bajé a esconder un poquito mi mensaje. Esta vez no dejé una respuesta en tu casa, porque quiero aprender, por eso hoy escucho desde la serenidad.
Te abrazo con enorme afecto y vuelvo arriba para leerte querida Olie

Olie dijo...

Eres genial, Lety. Iré a verte pronto.
Cariñosos saludos:
Olie