jueves, enero 19, 2006

ACERCA DE LA FELICIDAD

Mi felicidad mayor
ha pasado mucho tiempo
por la de mis hijos:
he respirado,
he reído,
me he solazado,
y hasta me he divertido
a través de ellos,
por ellos,
con ellos;
gozando cada logro,
cada paso,
cada momento acurrucados en mis brazos.
Tanto es así,
que ya no sé qué me haría feliz:
¿una caminata bajo una luna blanca,
ésa que me maravillaba contemplar
desde el caleidoscopio de mi infancia?
¿un paseo a orillas del mar,
mientras el crepúsculo ennegrece las figuras,
las estatuas y los árboles?
¿un beso inesperado,
nocturno e insólito,
en la puerta de las estrellas?
¿la paz que da la conciencia limpia?
¿la euforia derivada de la trasgresión?
¿una caricia escondida
en el tálamo?
¿tu mano en mi mano?
¿tu labio en mi boca?
¿tu abrazo en mi cintura?
¿el alma encabritada con una palabra?
¿los ojos encandilados con una sonrisa?
No tengo una respuesta clara,
terminante, ni absoluta.
Quizás se me ha olvidado ser feliz,
por mí, para mí, desde mí.

7 comentarios:

mixtu dijo...

mui bonito, nunca te olvides em ser feliz, amiga...
a vida é um suño, e o sueño comanda a vida
beijo

Olie dijo...

Tus palabras animan, Mixtu.

Un abrazo grande desde Chile:

juanca dijo...

Me gustó eso de "la euforia derivada de la trasgresión", porque eso es lo que se siente.

Aristóteles dijo...

Te comparto un texto de Gabriel García Márquea:

"Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez".

Un abrazo.

Olie dijo...

¡Qué buena la reflexión!

Sólo podrá venir de un GRANDE de la literatura hispanoamericana.

Se agradece el aporte:

El Brujo dijo...

Estar con felicidad no es solamente lindo, sino que tambien es bueno para la salud, porque nos sentimos bien y a gusto....
Besos!!!!

Olie dijo...

Sí Guillermo:

La felicidad es un dulce regalo de Dios...

Cariños: