martes, enero 24, 2006

CON PROPIEDAD LO DIGO:
QUIEN NO HA AMADO UN HIJO
ES POCO LO QUE SABE
DEL VERDADERO AMOR.

11 comentarios:

Aristóteles dijo...

¡Ya lo creo!

Muy bello poema a tu hijo... ahora, me duermo yo porque es tarde.

Saludos.

Olie dijo...

Aristóteles:

Gracias por tu opinión, amigo.

Anoche estuvimos en el chat, conversando con Lety, y Pablo, tras la emoción que le provocó conversar con una señora tan linda cono es ella, cayó rendido. Era una delicia estar a su lado, sentir cómo respiraba pausadamente, comprobar su confianza. Y me inspiré.

Muchos saludos y que al amanecer te encuentres con un hermoso día:

Olie

Perplejo dijo...

Pero dígalo con más belleza. Muéstrenos una imagen del susodicho.

Olie dijo...

Hola Perplejo:

Hay varias imágenes de Pablito, fotografías que están posteadas en el año 2005.

Saludos,

Aristóteles dijo...

Gracias.

El Brujo dijo...

Me sorprende tu post, palabras de madre.... Esas palabras las escuche decir por mi propia madre....
Besos

Olie dijo...

Hola Guillermo:

Creo que todas las mujeres que tenemos la dicha inmensa de haber dado a luz, sabemos de qué hablamos cuando opinas de ese modo.

Es una verdad universal y un privilegio conocerla.

Por otra parte, qué bonito comprobar que las palabras de tu madre dejan huella en ti...

Saludos:

Olie

Matías Zelick dijo...

No me cabe duda, espero un día poder decirlo también yo.

Olie dijo...

Matías:

Dios quiera que así sea, joven amigo. Es la experiencia más maravillosa que un ser humano puede tener: dejar su descendencia.

Saludos,

Olie

Amy dijo...

NO he sido madre Olie, pero sé bien lo que es amar a un hijo. A aquel a quien Dios no le da hijos, el diablo le da sobrinos.. y vaya la sobrinera que tengo. Los adoro, me lleno de ellos en mis vacaciones, y cuando parten a sus casas.. lloro en silencio. Pero toca, porque no son míos... Y cuando crecen, tal vez terminan por alejarse... y duele... pero toca aceptarlo, porque no son mis hijos. Mas igualmente, los sigo amando.

Olie dijo...

Amy:

Hmmm, no creo que haya sido el diablo quien te dio tus sobrinos.

Tuve una tía soltera, que falleció a los 79 años rodeada del amor de mis primos y de mí. Ella no fue madre, igual que tú, pero supo canalizar su ausente maternidad física con una maternidad espiritual. Son casos excepcionales, no obstante.

Un abrazo y felicidades por todos ellos:

Olie