viernes, enero 20, 2006

¡¡Qué semana!!

Hoy día me bañé en lágrimas. Ha sido el broche de oro en una semana que asaltó, abofeteó y desnudó mis emociones... ¿habrá acabado todo, al fin?
No entraré en detalles, pero durante la mañana hubo una circunstancia casi trivial que actuó como un racconto de novela (o tal vez debería hablar de un flash back) y me trasladó dos décadas atrás. Me inundó una pena negra como agua de pozo, ésa que está fría y se ve estancada desde lo alto, ésa que uno teme, la que provoca la instintiva precaución de afirmarse de las cuerdas que atan el balde para no caer adentro.
Hace dos años que no abría ese caudal tan contenido y hace veinte años que no era capaz de decir tanta verdad a quien me hizo esclava de una abyecta tristeza. Pude liberarme, sin embargo.
Además, he estado muy sensible y como resultado de este desahogo acongojado, ahora experimento un implacable dolor de cabeza, la hinchazón de mis frágiles ojos y la sensación de haber alzado sólo con mis manos, el peso que la pena dejó una vez sobre mi pecho. Y quien la ha soportado, sabe que una tonelada es poca cosa en comparación.
Pero a pesar de la fatiga, de las marcas del latigazo emocional y las huellas propias de tanta descarga, creo concluir que he lanzado a tierra el último lastre y ya estoy preparada para elevarme a las alturas, en la perfecta soledad de mi globo aerostático, que vuela más liviano que nunca...

6 comentarios:

eduardo waghorn dijo...

Qué pasó Olie? Me dejaste preocupado, ojalá te sientas mucho mejor. lamento estar tan lejos para ayudarte con mi consuelo.
Amiga, quiero conocer 5 hábitos extraños tuyos. Visita mi blog, está en mi ultimo post.

mixtu dijo...

Olie, amiga, quero-te mirar com alegria, sabes, há momentos dificeismas a má noticia nunca é a ultima, fuerza, amiga
um saludo do tamanho de portugal e do oceano atlantico

Aristóteles dijo...

¿Qué pasa? ¿Qué esta pasado? Olie... ciertamente eso es lo que trato de reflejar en mi Blog, es triste pero, todos los sabemos: el amor y el dolor forman parte de nuestra vida. Mira... hay gente que te apoya. Eduardo y Mixtu, y un humilde servidor.

Es tiempo de recurrir a tus mejores amigos. Vuelve con ellos.

Olie dijo...

Mis queridos y fieles amigos:

Me han sorprendido gratamente vuestras palabras, y desde el corazón agradezco vuestra amistad y solidaridad.

No hay nada de qué preocuparse, sin embargo, son episodios que llegan y se van, es sólo que hace tiempo que no me tocaba una semana tan intensa y lo último fue la gota que derramó un vaso que estaba demasiado sensible.

"El corazón de una mujer es un océano lleno de misterios", rezaba el parlamento de una película y es verdad.

Pero, tal como finalizo en el post, que lo escribí para evitar caerme adentro del pozo, ya me alivié, llorar me hizo regio, a pesar del cansancio físico que provoca.

No se imaginan lo agradecida que me siento al saber que están lejos, pero al mismo tiempo, muy cerca.

En un momento iré a tu blog, Eduardo.

Un gran abrazo:

Olie

El Brujo dijo...

Por lo que estuve leyendo, creo que en tu pasado pasaste por un pozo depresivo muy grande....
Eso es lo que pienso yo, quizas me equivoque....
Pero jamas bajes los brazos, recorda que tenes 2 hijos......
Besos y arriba ese animo, porque sino te prepones a estar bien me voy a enojar mucho con vos... Te lo digo de buena onda, porque me caes bien....=)

Olie dijo...

Querido Guillermo:

Algunas personas tenemos que caer en lo profundo para renacer.

Pero lo importante es que la vida me enseñó y yo aprendí.

Hay historias que deben cerrarse tras un paréntesis de dolor y eso fue lo que ocurrió ese día. Pero ya estoy entera otra vez y tuve la oportunidad de desahogarme.

Mil gracias por tus palabras. Eres empático con las personas, sabes hacerlo. Y a mí también me caes MUY BIEN.

Un abrazo:

Olie