viernes, enero 27, 2006

Ayer salí a caminar a orillas del mar.

La noche era una perfecta paz.
El océano estaba aterciopelado y oscuro.

De improviso, saltó una ola
y besó
el cielo nocturno

En ese instante, me encontré
pensando en ti


4 comentarios:

fgiucich dijo...

Mientras caminas a la orilla del mar, estás esperando que caiga una estrella. Tus dos poemas muy buenos. Abrazos.

Olie dijo...

Fernando:

Qué observación más delicada. Inspirarán otro poema.

Abrazos agradecidos:

Olie

Amy dijo...

Olie, que imagen hermosa. Una ola besando el cielo. Bella para hacer una figura literaria: "La olas que cabalgaban en el infinito, en ósculos de amor bañaban la azul inmensidad"

Olie dijo...

Amy:

De niña lo he imaginado así... El cielo es como Narciso y el océano, su espejo: inseparables por toda la eternidad.

Hermosa inspiración.

Un abrazo:

Olie