martes, noviembre 29, 2005

Titanic contra el iceberg, el espacio y el Coliseo de Roma.





2 comentarios:

Lety dijo...

Qué hermosos los dibujos de Pablito, y su uso del color. La complementariedad entre ellos y su alegría interior que tan bien logra reflejar son difíciles de describir.

Olie dijo...

Sí, Lety. Dios Padre ha concedido a Pablo un don. Él es tan especial... Ayer me preguntó si la vida de las mujeres era más sacrificada que la de los hombres. Así, tal cual. Me paralogizó. Nunca imaginé que a sus 8 años ya es capaz de distinguir que su mamá es padre y madre a la vez.
Un abrazo:
Olie